+54 11 5199-6673

ventas@latinsec.com

Fraga 1119

Capital Federal, Argentina

Follow Us
Latinsec  >  Seguridad   >  Legitima defensa

Legitima defensa

Síntesis para tener en cuenta en la legitima defensa

El Código Penal Argentino (Art.34, inciso 6) establece que no es punible el acto de violencia que:

El que obrare en defensa propia o de sus derechos, siempre que concurrieren las siguientes circunstancias:
a) agresión ilegítima;
b) necesidad racional del medio empleado para impedirla o repelerla;
c) falta de provocación suficiente por parte del que se defiende.”

La agresión ilegítima
Se refiere a todo ataque injustificado, sin razón y sin derecho a un bien legalmente protegido (vida, honor, bienes materiales). Para que esta condición se dé, no es necesario que la agresión se haya efectuado, bien puede ser la amenaza de dicho acto .Por ejemplo: que te apunten con un arma de fuego ya es razón suficiente, siempre y cuando el peligro sea actual e inminente.

La racionalidad del medio empleado
Indica la necesidad de que exista una proporcionalidad en la defensa respecto del ataque (o ataque inminente) del agresor. Esto no significa que deba existir igualdad de condiciones, sino que se debe buscar que la defensa no ocasione un daño mayor que el ataque o amenaza de ataque. Ejemplo, tanto un cuchillo como un revolver son proporcionales porque pueden producir muerte. También pueden ser armas impropias por ejemplo: una Maza; una lanza, una hoz (esta última herramienta agrícola etc.-

Este punto depende de muchos factores, como ser el entorno, la situación, las características físicas de los involucrados, etc. El juez tomará en cuenta todos los detalles para afirmar si hubo racionalidad del medio empleado o hubo un abuso en la defensa.- Este último es penado en nuestro Código Penal.

Siempre debemos recordar que el derecho a la legítima defensa finaliza cuando el agresor se halla detenido, neutralizado o incapacitado.

La falta de provocación suficiente
Por parte de quién se defiende es el tercer requisito para que exista legítima defensa. Esto significa que quien se defiende no debe haber provocado la reacción del agresor de ninguna manera.

Finalmente es necesario aclarar que si bien para nuestra legislación rige el principio de inocencia, en el caso de la legítima defensa quién se defiende deberá probar que estaba en su derecho. Se invierte la carga de la prueba.

Nos podemos defender siempre y cuando nos amenacen o agredan prometiendo o vislumbrando que podemos sufrir algún tipo de daño importante en nuestra salud por el o los elementos utilizados para configurar la amenaza.

Por último que no hayamos provocado la agresión, a la cual tuvimos que repeler. Este último punto es muy importante, dado que si quien se defiende provocó la agresión, no estaría dentro del tipo penal de la Legítima Defensa.

No Comments

Sorry, the comment form is closed at this time.

Abrir chat